miércoles, 30 de julio de 2008

Ahorro energético


A Nath. que se ha convertido en compañera de viaje.

Nos contaba ayer el ministro de industria (no sé cómo se llama, no me he interesado mucho por aprender los nombres de los miembros del actual gabinete, siento al gobierno tan descolocado y con tal grado de interinidad que no merece la pena) que teníamos que ahorrar energía. Al parecer nos van a regalar a cada españolito un par de bombillas de bajo consumo para que cambiemos las antiguas incandescentes y ahorremos combustible, que la cosa está que arde, nunca mejor dicho. Hasta ahí perfecto, desde luego yo ya puse algunas bombillas de esas hace tiempo, aunque costaban una pasta, pero se supone que se amortizan en no muchos meses y que estás contribuyendo a que el planeta no se caliente demasiado (eso dicen). Además, anuncian otras medidas. Hasta ahí muy bien.
Pero lo que me indigna es que los dirigentes nos tomen por gilipollas. Oiga, usted nombre las medidas que se van a llevar a cabo y haga un planteamiento serio de cómo hacerlo. Pero no se adorne con frases como
-Cada vez que cogemos el metro en lugar del coche, estamos contribuyendo a que aumente el PIB (ja, que está por los suelos, no creo que precisamente esté directamente relacionado con los pobres usuarios de metro que tienen que soportar ser aplastados entre la muchedumbre cada mañana).
-Cada vez que subimos un grado el aire acondicionado, estamos contribuyendo a que disminuya el paro.
Por favor, no nos tomen por bobos, no digan chorradas. Cualquiera de esas cosas contribuirá a que haya un menor gasto energético en España, es evidente, pero que eso disminuya el paro o aumente el producto interior bruto, que me lo explique alguien, porque yo no me lo creo. Además, para predicar lo primero es dar ejemplo. Y no los imagino a ustedes, los políticos, tomando el metro para ir a su trabajo en pleno verano, sino más bien dentro de un sedán o berlina de lujo, blindado, pesadísimo, que consume combustible por un tubo, y con el aire acondicionado a tope.
Por lo demás, espero ansioso que me regalen un par de bombillas de bajo consumo para tenerlas de repuesto.
PD: Espero que si se generaliza el uso de lámparas de bajo consumo, se diversifique un poco la oferta y tengamos acceso a luz cálida, porque hasta ahora casi todas las bombillas de este tipo son tan frías (de color) que te dejan helado. Para hacer el amor seguiré usando la luz de la mesita de noche, eso si, poquitos vatios, pero de incandescencia y color melocotón.

1 opinión:

Sta. Nefija dijo...

Gracias por la dedicatoria!

Nada... que tienes razón, proponer "soluciones" en un parlamento resulta facilísimo (yo lo haría vestida con traje sastre y sombrero).

La oportunidad que cada persona tiene , a nivel mundial, de dejar de sofocar al planeta no radica el proposiciones coquetas de los políticos ni de la difusión en medios masivos. Considero que todos ya estamos advertidos, porque lo vemos a diario, de las consecuencias que trae el abuso del carbono y demás contaminantes.Más que la comprensión del discurso, se debe hacer énfasis en la conciencia que se genera con él. Si la gente provoca los problemas que nos aquejan, la gente debe solucionarlos.

La situación no es ahorrar energía con bombillas, yo las tengo desde hace mucho porque se paga menos... (Mi gobierno roba, pero la luz la subsidia y aún así el costo del servicio es elevado)...

Ahorro sería que los gobiernos mundiales nos regalaran paneles solares!

Yo quiero unos, pero me falta pasta!---> Gobierno dame dinero! (jajajaja)