domingo, 18 de julio de 2010

En el paseo marítimo

Recién anochecía y el paseo estaba muy animado. Por el carril bici corrían chicas con patines y chicos con bibicletas. Paseaban parejas, familias con niños y perros. Entre todo ese movimiento creí reconocer a un  viejo amigo. Traté de acercarme a él, pero, cuando estaba a pocos metros, sentí que algo me retenía. Mi dueño acababa de tensar la cuerda de la correa. Entonces pensé, una vez más, que estos humanos dicen querer mucho a sus mascotas, pero no respetan para nada nuestras relaciones sociales.

3 opiniones:

Vincent dijo...

Me tomaste por sorpresa. Me arrancaste una sonrisa a la mitad del texto.

Un abrazo Javi.

Anónimo dijo...

"Recién anochecía y el paseo estaba muy animado. Por el carril bici corrían chicas con patines y chicos con bibicletas. Paseaban parejas, familias con niños y perros. Entre todo ese movimiento creí reconocer a un viejo amigo."

No es mucho más interesante así?

Javi dijo...

Hola Vincent!
Me alegra ser capaz de sorprender a una persona con tu imaginación.
Gracias por pasar por aquí y por leer.
Anónimo... te agradezco el comentario, pero realmente no entiendo muy bien. En todo caso, gracias por participar.
Saludos.