miércoles, 2 de diciembre de 2009

Xul Solar: La arquitectura hecha con pinceles

No hace demasiado tiempo que conocí la obra de Xul Solar. Lo cuál, desde la perspectiva que ahora tengo de este magnífico artista, uno de los mejores acuarelistas del siglo XX, me parece imperdonable.
Nacido en 1887 y fallecido en 1963, este pintor argentino hijo de madre italiana y padre alemán, es conocido como un hombre de creencias entre lo místico y lo oculto y una personalidad peculiar.
Se le identifica como el Paul Klee latino. Amigo de Borges y Emilio Pettoruti, los cuáles tuvieron una gran influencia en su obra, y con los que formó el grupo Martín Sierra, Agustín Alejandro Schulz Solari fue un personaje excéntrico, curioso y de una vastísima cultura.
Sus estudios de arquitectura influyeron en su obra, en la que inventa paisajes arquitectónicos que parecen salidos de los sueños.
Xul Solar, uno de mis pintores favoritos.


6 opiniones:

Flor dijo...

Fantastico, muy bueno!

Besos
Flor

Javi dijo...

Gracias Flor, veo que te diste un paseo por mis mundos vividos y soñados.
Besos para ti.

Anónimo dijo...

Gracias, por todo ese arte, es maravilloso!!!!

Awaken dijo...

Precioso!!!
Javier te deseo un Feliz año nuevo!!!!
Un abrazo!!!

Javi dijo...

Mi querida Àngels!
Un beso grande de 2010 y espero que este año te vaya súper.
Gracias por tu visita!!!!

Jorge Alcantara dijo...

Hola!. Mi nombre es Jorge Alcantara y navegando por internet me encontré con tu blog: http://cositasbuenas-javi.blogspot.com/ , y estaba pensando en intercambiar enlaces contigo.

Tu enlace apareciera en: http://carcajeadas.blogspot.com/ un sitio con PageRank 3, además de un alto numero de publicaciones, pocos enlaces salientes y un alto numero de visitas que se van incrementando exponencialmente.

Si esta interesado por favor pon mi enlace en tu Blog con los siguientes datos y envíame un mensaje a palopalacios1803@hotmail.com para poner el tuyo al instante:

Titulo: tocar guitarra online
Url:http://www.guitar2000.com/


codigo enlace:
tocar guitarra online

Gracias por tu tiempo;
Jorge Alcantara